Libros Invisibles | Surge Libros Invisibles como una nueva opción dentro del mercado editorial local
Imprime tu libro, publicar libro, imprenta de libros, librerías gandhi, cómo imprimir mi libro, impresión de libros, servicio de impresión de libros en méxico, cómo publicar mi libro, cuánto cuesta imprimir un libro, cuánto cuesta imprimir mi libro, cuánto costará imprimir mi libro, quiero imprimir mi libro, quiero publicar mi libro, imprimir libros mexico, groppe libros, impresión de libros económicos, publica mi libro gandhi, cuánto cuesta imprimir un libro en una imprenta, pasos para publicar un libro, FIL Guadalajara, Cómo editar mi propio libro, imprenta Guadalajara, impresión a pedido, precios de impresión de libros, presupuesto online de impresión de libro, impresión de libros para autores independientes, quiero imprimir mi libro, impresión de libros precio, impresión de libros df, impresión de libros monterrey, impresión de libros Tepic, impresión de libros Colima, donde puedo imprimir un libro, impresión de libros baratos, quiero publicar mi libro en una editorial, ediciones arlequin, arlequin.mx, editorial paraíso perdido, editorial independiente, cómo publicar mi libro en amazon, David Izazaga, Yolanda Ramírez Michel, publicar libros electrónicos en Amazon, servicios editoriales, Ediciones de la Noche, Morfotec, Encuadernaciones López, Polytipo, Imprenta digital, Prometeo editores, editorial libros invisibles, Punto&Coma, punto y coma servicios editoriales, quiero publicar mi libro, imprimetulibro.com, editoial salto mortal editoriales en méxico para publicar mi libro cómo publicar un libro en una editorial cómo publicar un libro en méxico pasos para publicar un libro cómo imprimir mi libro cómo imprimir mi propio libro impresión de libros impresión de libros en guadalajara impresión de libros en colima impresión de libros en tepic impresión de libros en morelia
160
post-template-default,single,single-post,postid-160,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Surge Libros Invisibles como una nueva opción dentro del mercado editorial local

Surge Libros Invisibles como una nueva opción dentro del mercado editorial local

Por: Ricardo Solís

 

Fuente original: La Jornada

 

El año anterior, tras cumplirse el aniversario 15 de la publicación de Junturas (1996), poemario del escritor jalisciense Raúl Bañuelos, el autor y editor Jorge Raúl Díaz reivindica el proyecto editorial que nació entonces como revista –conocida como El Hoyo– y así surge la nueva empresa de servicios editoriales que, bajo el nombre de Libros Invisibles, reedita la plaquette del poeta y prepara nuevos títulos y una colección de narrativa breve, además de tener como uno de sus objetivos centrales el “abrir” canales de distribución para sus productos y fortalecer su apuesta por la literatura.

Así, hace 16 años que Díaz se relacionó con el mundo de la edición pero, después de esa experiencia, “vinieron otros proyectos intermedios y, el año pasado, surgió la posibilidad de reactivar la editorial, más en forma, de manera más profesional, con la oportunidad de volverlo un proyecto sustentable”.

De esta forma, las cosas iniciaron de nuevo cuando Bañuelos planteó la probable reedición de su libro y, de ahí, señala Díaz, lo que siguió fue “hacer números y, también, ver cuáles son las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología. Se buscan las mejores alternativas, de modo que el proyecto se vuelva real y costeable, a largo plazo, que no quede en dos o tres libros y luego deje de funcionar”.

En este proceso, lo primero fue buscar “opciones de impresión”, refiere el editor, “por lo que se determinó iniciar, para bajar costos, con una colección de plaquettes. Esto porque, el solo hecho de hacer un libro con lomo hace que uno se involucre en un proceso que no controla del todo, y es más caro. Los plaquettes tienen la ventaja de que, incluso, puede armarlos uno mismo. La tecnología actual permite pensar en la sustentabilidad. Además, otra vertiente para Libros Invisibles serán los e-books, algo que –si sabe hacerse– reduce aún más los costos. De hecho, aunque no tenemos stock, sí se cuenta con una tienda virtual (librosinvisibles.com) y, a futuro, la idea es ofrecer también a otras editoriales independientes un canal de distribución más”.

Díaz asegura que esfuerzos de este tipo “valen la pena”, y no sólo eso, también “hay mercado para la literatura, siempre y cuando se sepa manejarlo. Por eso se buscan estrategias para que puedan distribuirse estos libros; en parte, por eso se optó por los plaquettes, porque al ser de bajo costo se puede ofrecer al lector un precio que no sea tan oneroso. Además, aunque la tienda virtual pueda facilitar las cosas, eso no significa que no se quiera vender en canales tradicionales. Estamos en proceso de ultimar detalles legales para poder llegar a las librerías; pero queremos también crear canales propios, y uno deellos puede ser acudir a estudiantes de preparatoria o universitarios, con una literatura que sea atractiva para ellos”.

Este esfuerzo de promoción de la lectura y creación de mercados requiere, sostiene Díaz, un esfuerzo en que “uno se la juega al elegir qué libros publicar, para que las ediciones sean las correctas en términos literarios y de mercado. En estos términos, las dimensiones de una plaquette favorecen estos propósitos, pueden acercar textos a lectores que apenas comienzan”.

Por otra parte, nombrar como “Libros Invisibles” a esta empresa de servicios editoriales responde a –detalla el también escritor– que “la apuesta es por aquellas obras que son ahora invisibles, por aquellas que quizá otros no apostarían pero que cumplan con la calidad literaria, como obras terminadas. En este sentido, el primer título de la colección de narrativa breve será un libro del cantautor Yahir Durán que, en primera instancia, uno no esperaría que tuviera ‘guardado’ un volumen de relatos. Ese es un ‘libro invisible’ que hemos decidido publicar”.

En este sentido, por lo que toca a la colección de poesía, dentro de poco se publicará un libro de Gustavo Hernández –mejor conocido como Pato–, titulado Sobre aguas bendecidas; además, se encuentran en pláticas con el poeta e investigador de la UdeG, Raúl Aceves, para la reedición de su libro Lotería del milagro.

Para Díaz, en este punto del proceso, “el mayor reto, ahora, es llegar a vender en los canales tradicionales; acceder a las librerías conocidas significa tener un estado fiscal que permita tener los registros debidos (número de ISBN, por ejemplo); la cuestión es que hay que entrarle de lleno a las cuestiones legales y formalizar la empresa como negocio, en todo sentido”.

Ahora, el editor reconoce que, a pesar de que en algunos aspectos los costos de producción pueden reducirse gracias al uso de las “nuevas tecnologías”, también es cierto que “aumentan en otras cuestiones; lo que una editorial se ahorra en personal o al reducir sus procedimientos, es probable que lo invierta en otro lado (por ejemplo, en una tienda virtual, que representa un gasto fuerte). En el caso de Libros Invisibles, la ventaja es que el control está en mis manos pero, si deseara delegar algunas labores, habría que pagarlo. Eso explica que algunas empresas sobrevivan haciendo tirajes pequeños, pero no terminan por dar el estirón”.

La confianza que manifiesta Díaz es clara, y respecto del “riesgo” que significa la empresa, destaca que la clave es que este riesgo no sea demasiado y sí “que pueda ser controlado; pensé en la manera de hacerlo y la decisión fue no depender de muchos factores externos sino, de entrada, controlar los procesos. Un impresor o cualquier proveedor puede quedar mal y, en nuestro caso, la elaboración de un libro (especialmente en formato digital) es menos costosa y el resultado se da en un tiempo mucho menor. Como editor, creo que una de las cosas que debe uno pensar es no buscar soluciones complicadas cuando pueden ser sencillas. La idea es simplificar el procedimiento”.

Asimismo, considera el editor que, cuando se “diseña” un proceso a seguir en este ámbito, no debe dejar de considerarse “el mantenimiento; esto es otro ejemplo de lo que decía en cuanto a la posibilidad de invertir en determinados elementos lo que se ahorró en otros. Un control centralizado permite reducir el nivel de riesgo y uno puede enfocarse en el crecimiento de la editorial, más que en las dificultades”.

Ahora bien, el lo que concierne al medio editorial local, comenta Díaz que “han logrado profesionalizarse las editoriales que ya tienen una buena cantidad de años trabajando, en un proceso que no ha estado exento de errores. Sin embargo, espero que las nuevas editoriales hayan aprendido de estas experiencias y, aunque tengan sus propios tropezones, consigan madurar por sí mismas”.
Finalmente, como muchos proyectos independientes en el ámbito editorial, Libros Libres apuesta también por el libro electrónico; de este modo, y con una experiencia sobrada en este campo, Díaz afirma que la ventaja estriba en la diversidad de formatos y, añade, “vamos a incursionar en esta área cuando tengamos un stock de autores y obras suficiente. Por ahora no tiene mucho caso”.

Con todo, Díaz no está completamente seguro de que el libro electrónico “sea el camino” único para la industria editorial y, por otra parte, detalla que “el mercado en México para el e-book se encuentra muy reducido. De cualquier modo, aunque me gusta la idea de apostar por el libro como objeto, he leído que en los Estados Unidos ha crecido mucho el número de lectores en pantalla y, por eso, el mercado para estos productos. Es cierto que vamos hacia allá, las nuevas tecnologías nos orillan –cada vez más– a producir libros electrónicos y no debe olvidarse que el tráfico en la red es cada día mayor a través de facebook que, muy probablemente, se convertirá en una tienda mayor que Amazon o E-Bay”.

Libros Invisibles, de este modo, se constituye como una nueva opción en el campo editorial independiente y, en el futuro cercano, comenzará –desde su tienda virtual– la promoción de su naciente catálogo de autores (de donde puede conseguirse, desde ya, Junturas, del reconocido poeta Raúl Bañuelos).